AMDPress.- La Comisión Europa ha autorizado, por primera vez desde 1999, la comercialización de un alimento genéticamente modificado, el maíz BT-11 de la firma Syngenta. Con esta decisión, el Ejecutivo comunitario pone fin a la moratoria de los transgénicos, a pesar de las presiones de los ecologistas.

El maíz dulce, destinado al consumo humano, aparecerá en el mercado envasado en botes o bien en forma de palomitas y su venta será autorizada durante un periodo de diez años. El órgano encargado de aprobar la comercialización del producto ha sido la Comisión Europea, debido a la falta de acuerdo entre los estados miembros tras realizar varias votaciones.

En este sentido, seis países votaron a favor de la autorización, otros seis se posicionaron en contra y tres se abstuvieron, entre los que se encontró España, que en la primera ronda votó a favor de la comercialización, y con la llegada del Ejecutivo socialista al poder pasó a la abstención, evitando la mayoría simple para dar salida en el mercado al producto.