AMDPress.- La futura prohibición de las baterías para ponedoras que será de obligado cumplimiento en toda la Unión Europea en el año 2012, está llevando a los productores holandeses a vender estas instalaciones a países del Este, aprovechándose de la normativa menos estricta vigente en estos países. En principio, parece ser que la condiciones de compra de baterías alcanzadas entre los avicultores y el Ministerio de Agricultura holandés han resultado totalmente insatisfactorias para el sector productor, ya que en base a este acuerdo se compensan los derechos de producción y el desmantelamiento de las explotaciones, pero no la destrucción de las baterías.