La Adiencia de Cuenca ha revocado la operación de venta por parte las familias Sanz Gallego y herederos de Asunción Pérez, de su parte del capital en Solán de Cabra (el 66% de las acciones), a la firma cervecera Damm, y ha condenado a estas dos familias a vender dicha participación a los Del Pozo, tercer socio de la firma de agua mineral, propietaria del 33% restante, al considerar que éstos ejercieron en su día el derecho preferente de adquisición.

La Audiencia estima así la demanda interpuesta por los Del Pozo y declara que éstos ejercieron en “tiempo y forma” el derecho preferente de adquisición sobre las acciones de Solán de Cabras que las otras dos familias propietarias de la empresa vendieron en 1999 al grupo cervecero Damm.