Helados Royne ha reanudado la fabricación en la planta de Leganés (Madrid), que fue cerrada en 2011 tras la crisis de insolvencia de Nueva Rumasa. Los conocidos helados Royne se recuperan así para el mercado español de la mano de su nueva propietaria, la empresa Crestas La Galeta, que crea 50 puestos de trabajo. La marca Helados Royne fue adquirida tras diversos acuerdos el 18 de febrero junto con la fábrica de Leganés, maquinaria, varios inmuebles y una flota de 199 camiones de reparto. La operación supuso un desembolso de 6,8 millones.

Con motivo de la reapertura de la planta industrial en Leganés, la nueva propietaria aborda una inversión de tres millones de euros destinados a adaptar las instalaciones y al relanzamiento de la marca Royne. De esta cantidad, 1,2 millones de euros se han empleado en reformas, sobre todo en las áreas de proceso y frío, para poner a punto el aparato productivo. Ello ha permitido retomar la fabricación de forma inmediata, con lo que a partir de la próxima semana los helados Royne, tanto la gama Especial Line como la denominada de impulso y hostelería, comenzarán a ser distribuidos en toda España. De cara a las próximas campañas la empresa desarrollará nuevas líneas de producto. La planta de Leganés, situada en el polígono industrial Nuestra Señora de Butarque, se asienta sobre una superficie de 18.000 m2. Dispone de cámaras frigoríficas con capacidad para albergar 8.000 pallets. En esta nueva fase se arranca con un ritmo de producción de cinco millones de litros de helados por año, que irá incrementándose considerablemente en los próximos tres años.

La fábrica que reabre sus puertas suspendió la actividad en 2011. Nueva Rumasa, entonces propietaria, presentó un Expediente de Regulación de Empleo en marzo de ese año. En septiembre, la administración concursal firmó con los representantes sindicales de Royne un ERE de extinción de contratos, ratificado por el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, que afectó a todos los trabajadores de Royne, tanto de la fábrica de Leganés como de sus delegaciones comerciales.

La empresa compradora Crestas La Galeta, propietaria también de helados Somosierra, desarrolla la actividad habitual de fabricación y comercialización de esta marca en su fábrica de Alcobendas (Madrid). Con la integración de Somosierra y Royne la empresa producirá 20 millones de litros de helado por año y dispondrá de una capacidad de hasta 45 millones de litros.