La portuguesa Vianeza, especializada en mayonesas y salsas, es la última compañía en incorporarse al ecosistema de marcas del grupo agroalimentario Migasa. El grupo continúa de esta manera la estrategia de crecimiento y diversificación que ha marcado su desarrollo en las últimas décadas.

En este caso, la nueva marca se incorpora a través de la adquisición realizada por JC Coimbra, la compañía portuguesa en la que participa el Grupo Migasa especializada en la comercialización y distribución de aceites y grasas alimentarias. Con esta operación, la empresa JC Coimbra y el grupo, refuerzan su posición en el segmento de gran consumo en el país luso.

“La marca portuguesa Vianeza seguirá siendo una referencia en calidad y autenticidad tanto en los lineales como en las mesas de las familias portuguesas. La integración en JC Coimbra pretende impulsar de manera significativa su crecimiento desde la potenciación de las cualidades que ha convertido a la marca en una de las favoritas de los portugueses”, señalan fuentes de Migasa.

Migasa es la primera empresa agroalimentaria de Andalucía por volumen de facturación y el principal exportador de aceite de España, con presencia global en más de 100 países. Este grupo agroalimentario, líder mundial en el sector aceitero, fue fundado por Miguel Gallego Núñez en los años treinta del siglo XX y con sede principal en Dos Hermanas (Sevilla).

Con más de 60 años de presencia en los mercados internacionales, la empresa centra su actividad en el sector agroalimentario, mediante la elaboración y comercialización de aceite de oliva, aceite de girasol, aceite de orujo de oliva, mayonesas, salsas, tomates, conservas vegetales, gazpacho, salmorejo, y todos los tipos de aceites vegetales y ácidos grasos derivados del aceite. Entre las marcas de su entorno  se encuentran Ybarra, La Masía, Musa, Mueloliva, Rafael Salgado, ArteOliva, Monterreal, ArteSur y Coimbra, entre otras.

Migasa cuenta con cerca de 1.200 trabajadores, contribuyendo igualmente a la creación de cientos de puestos de trabajo indirectos, logrando un adecuado control de todas las fases del proceso, desde la selección y producción, hasta el envasado y la comercialización.