Pascual ha presentado su “Compromiso Bezoya”, que integra todas sus iniciativas, a lo largo de su cadena de valor, para cuidar el medioambiente y favorecer la Economía Circular. Está sustentado en cinco pilares: origen, envasado sostenible y residuo cero, producto, movilidad sostenible y reciclaje; y posiciona a la marca como abanderada de una sostenibilidad total en toda la cadena de valor.

“El cuidado del medioambiente forma parte del ADN de la compañía desde sus orígenes hace más de 50 años. El ‘Compromiso Bezoya’ refleja nuestro empeño por no reutilizar más recursos sino utilizar los que ya tenemos y consolidarnos como la marca de agua líder del mercado.”, destaca Javier Ribera, director general de Bebidas y Distribución de Pascual.

De hecho, Bezoya preserva la biodiversidad del entorno de su manantial situado en la Sierra de Guadarrama a través de Red Natura 2000. Asimismo, su agua nace de acuíferos subterráneos. Por tanto, no realizan ninguna acción de extracción mecánica y llega a los hogares pura, sin tener contacto con el exterior.

Su objetivo es devolver al ciclo 187 millones de botellas de 1,5 litros, es decir, dejar de utilizar 4.600 toneladas de plástico

Por otro lado, la enseña apuesta por la construcción sostenible de sus plantas, el uso de energía de origen renovable y trabaja para dar una segunda vida a sus residuos, a la vez que fomenta la economía local. Así, su planta de Ortigosa del Monte cuenta con la certificación LEED Plata de garantía de sostenibilidad, otorgado por el Consejo de la Construcción Verde de EEUU.

Incluso, Bezoya ha querido lanzar al mercado botellas de 330 y 500 mililitros hechas 100% con plástico reciclado. Este año 2020, además, sus botellas de 1,5 litros y de 5 litros ya tendrán un 50% de plástico reciclado, mientras que, en 2022, todas sus botellas serán de rPET, un reto que se adelanta al marco legislativo europeo.

Cabe mencionar que, la enseña lleva utilizando plástico reciclado desde 2017. Desde entonces ya ha reutilizado 2.437 toneladas, el equivalente a 100 millones de botellas de 1,5 litros, y desde 2014 también ha eliminado un 10% de plástico de sus envases, ahorrando 5.800 toneladas de este material. Sin embargo, su objetivo es devolver al ciclo 187 millones de botellas de 1,5 litros, es decir, dejar de utilizar 4.600 toneladas de plástico y que, en 2022, todo el plástico utilizado en sus botellas sea reciclado.

Asimismo, sus vehículos comerciales son híbridos enchufables y 100% eléctricos y emiten la mitad de CO2 y diez veces menos óxidos de nitrógeno y partículas que un vehículo promedio en España. La renovación de su logística de larga distancia ha supuesto una reducción del 12% en las emisiones de Partículas y Óxidos de Nitrógeno y su objetivo a corto plazo es que el 70% de las mercancías se muevan en camiones sostenibles.