Bodegas Torres, uno de los principales exportadores de vino del mundo, ha sido denunciado "por presunto fraude fiscal" que investiga el juzgado de instrucción de Vilafranca del Penedès (Barcelona). El distribuidor boliviano Grupo San Jorge, que también operaba en Paraguay y Uruguay, y trabajó con la firma catalana durante más de 25 años, acusa a la multinacional que preside Miguel Torres "de llevar a cabo un entramado financiero entre México y España para evadir fondos mediante sobrefacturación", así como de desviar las ayudas europeas a paraísos fiscales. 

Las acusaciones que investiga el juzgado número 29 de Barcelona, y que han sido remitidas al fiscal para la elaboración de un informe, ubican en México el epicentro de la trama. El distribuidor mexicano La Negrita DF (donde Torres cuenta con un 10% de participación accionarial) "inflaba la facturación de las cajas de brandy en un aproximado 20% al precio original", apuntan las acusaciones de San Jorge Import Export.

"El sobreprecio era destinado desde España a empresas fantasma en paraísos fiscales por supuestos trabajos de marketing y publicidad. El dinero desviado en connivencia entre ambas compañías no tributaba ni en México ni en España ni en ningún otro país, según los mismos datos incluidos en la denuncia", según se asegura desde el distribuidor San Jorge. 

Sólo en brandy, Torres vende más de 1,5 millones de cajas anuales en México, lo que supone cerca de 75 millones de dólares en ventas, unos 57 millones de euros.

Denuncia en Bruselas

Las denuncias contra el productor vitivinícola catalán Torres también habrían llegado a Bruselas. La antigua empresa distribuidora de Torres en Bolivia, Paraguay y Uruguay, San Jorge Import Export, ha acusado a España ante el Parlamento Europeo "por no haber controlado las ayudas comunitarias al sector del vino", según indican los denunciantes. Según su acusación, Torres, con presencia en 150 países, desvió las ayudas europeas para la exportación de vinos a paraísos fiscales.

La acusación, que también está siendo investigada por el juzgado número 29 de Barcelona, asegura que España no ha controlado que los fondos europeos OCM (Organización Común de Mercado), que subvencionan las acciones de marketing del vino y sus derivados en el exterior, se dediquen a los fines estipulados por la Unión Europea.

Segun los denunciantes, Bodegas Torres, el pasado viernes, se ha personado en calidad de denunciado, "a pesar de negar durante varios meses el tener conocimiento de la existencia de los hechos ni de la denuncia".

"Con las facturas de campañas de marketing y publicidad inexistentes, Torres cobraba las subvenciones de una de sus cuentas del Banco Santander en España y de sus otras filiales en el mundo directamente a paraísos fiscales como Irlanda, Andorra y Bahamas", según los denunciantes. Por ello, Grupo San Jorge, considera que "España no ha garantizado el correcto uso del dinero europeo".

La denunciante Adma del Carmen Inchausti, presidenta del Grupo San Jorge, solicita un fiscalizador a la Oficina Antifraude del Parlamento de la Unión Europea ante este caso concreto "porque esta suma en ayudas y subvenciones se ha destinado a paraísos fiscales en lugar de promover y dar su uso real para la mejora de la competitividad del sector vinícola español", según asegura San Jorge.