La compañía cervecera La Sagra ha ampliado su fábrica, con el objetivo de satisfacer ampliamente su demanda y también de dar cabida a la investigación de nuevas creaciones de cerveza artesanal. De esta forma la empresa toledana seguirá innovando y apostando por variedad de estilos, por nuevos formatos y lanzamiento de nuevas marcas.

Las obras, que comenzaron el pasado mes de mayo, se han centrado en la renovación de las dos nuevas naves, que han supuesto una ampliación de 2.000 metros cuadrados, destinados a aumentar la capacidad productiva de la fábrica, el almacenaje de materias primas, producto terminado, así como mejoras en el laboratorio y control de calidad.

Asimismo, se ha desarrollado un "Tap Room", un espacio único y exclusivo de alrededor de 150 metros cuadrados en el que los amantes de la cerveza podrán realizar catas y degustar las nuevas creaciones antes de que salgan al mercado.

"Es necesario generar cultura cervecera y que la gente pueda conocer desde dentro lo que es la cerveza. No solo su proceso de elaboración sino también la pasión por hacerla. Por eso hemos decidido poner en marcha este "Tap Room", para acercar al público general al mundo de la cerveza artesanal, y por supuesto, no dejar indiferente a nadie", ha destacado Carlos García, fundador y director de Cervezas La Sagra.

La Sagra Brew se consolida así dentro del nicho de las cervezas artesanales, tras alcanzar casi los 2 millones de botellas en 2015. Su fuerte presencia en las principales cadenas de distribución a nivel nacional ha propiciado esta evolución. Además, La Sagra exporta un 25% de sus cervezas a numerosos países como El Salvador, China, Hong Kong, Singapur, Italia Estados Unidos, Francia, Tailandia, Australia, Nueva Zelanda, Brasil o Chile.