En el periodo 2007-2016, el sector del cava ha aumentado su producción en 20 millones de botellas más. El pasado año, el sector superó los 245 millones de botellas. Por otro lado, el crecimiento de la exportación en los países terceros, con un crecimiento de 4 millones de botellas, compensó las caídas de mercado europeo (2 millones) y del mercado interior (700.000 botellas).

En la última década, y según datos de la DO Cava, la exportación a los principales países aumentó en 24,5 millones de botellas (21,8%). En este sentido, destacan los crecimientos de Bélgica, Francia, Japón, Estados Unidos, Países Bajos, Suecia y Finlandia. Sin embargo, cayeron los mercados de Alemania (30,7%), del Reino Unido (18%) y de Suiza (16,3%).

El segmento premium creció el pasado año un 0,66%, hasta alcanzar los 29,5 millones de botellas, el 12% del total de las ventas. En este sentido, cabe resaltar su penetración en Dinamarca (40,5%), Alemania (31%), Suecia (33,5%), Bélgica (15,4%) y Japón (12%). En este sentido, el presidente de DO Cava, Pedro Bonet, considera que "la internacionalización y la mayor penetración del cava premium son vitales para la consolidación de la marca".

Por su parte, el cava tradicional aumentó un 0,4% en 2016, hasta situar el volumen total en 215,6 millones de botellas (88%). Su evolución es idéntica tanto en el mercado interior como en el exterior, con un crecimiento del 0,39%. Desde DO Cava resaltan el incremento de las crianzas medias del cava tradicional que, en el 2016, superaron los 13,6 meses.

Asimismo, el cava rosado experimentó una nueva subida, lo que confirma "la tendencia positiva fruto de la buena aceptación entre jóvenes y nuevos consumidores", según afirman desde DO Cava. Así, alcanzó la cifra de 21,5 millones de botellas, el 8,7% del total.

Por último, el cava ecológico superó los 4 millones de botellas el pasado ejercicio.