La cervecera Heineken cerró el ejercicio de 2015 con un beneficio neto de 1.892 millones de euros, un 24,8% más que el año anterior, según ha informado en un comunicado. Por su parte, la facturación aumentó un 6,5%, hasta los 20.511 millones de euros. En términos orgánicos, el incremento fue del 3,5%. En España, las ventas en volumen aumentaroncasi un 5% "gracias a la mejora continuada del entorno económico, que favorece las condiciones de consumo", según se explica.

"Estos sólidos resultados de 2015 reflejan la ejecución exitosa de nuestra estrategia, así como la relevancia de nuestra diversidad geográfica y nuestro portfolio de marcas premium, liderada por Heineken", según ha indicado Jean-François van Boxmeer, consejero delegado y presidente del consejo ejecutivo. "Hemos seguido invirtiendo para el crecimiento futuro, mediante la introducción o expansión de nuestra presencia en los mercados entre ellos Myanmar, Costa de Marfil, Timor Oriental, Jamaica, Malasia, Eslovenia y Sudáfrica", añadió Boxmeer. Durante el pasado ejercicio 2015 las marcas Desperados, Affligem y Sol Premium crecieron a doble dígito, reflejando el éxito del portafolio Premium de cervezas de la compañía.

Sobre el actual ejercicio el ejecutivo de Heineken ha señalado que "mientras esperamos una mayor volatilidad en los mercados emergentes y presiones deflacionistas en 2016, estamos seguros de que volveremos a generar un crecimiento en línea o superior al año anterior". Así, para 2016, la compañía prevé alcanzar a nivel global "un mayor crecimiento orgánico de sus ventas y beneficio, a pesar de las crecientes dificultades del entorno exterior", según expresa el comuncado.