Heineken prosigue dando pasos importantes en su objetivo de "ser la cervecera más verde". Ahora, de la mano de Amstel, ha conseguido hacer realidad un reto ambicioso, denominado Proyecto Cañaveral, en el que empezó a trabajar hace cinco años dentro de su estrategia de sostenibilidad.

Así, la compañía está devolviendo a la naturaleza toda el agua que contienen las cervezas Amstel que se elaboran en Valencia y extendiendo su compromiso social, que se remonta a la construcción de la primera fábrica de cervezas en el barrio de El Cabanyal hace más de 75 años, al entorno medioambiental. Este hito se ha celebrado también con una edición muy limitada, Amstel Edición Especial Cañaveral, creada especialmente para ello.

Los principales resultados del proyecto se han presentado este jueves en Valencia con la presencia de Ximo Puig, president de la Generalitat Valenciana; Toni Gaspar, presidente de la Diputación de Valencia; y Carmen Martínez, alcaldesa de Quart de Poblet, entre otros representantes institucionales y organizaciones ambientales. Junto a ellos han estado el presidente de Heineken España, Guillaume Duverdier; la directora de Relaciones Corporativas de la compañía, Carmen Ponce; y su director de Responsabilidad Social Corporativa, Mauricio Domínguez-Adame.

El Proyecto Cañaveral permite una compensación hídrica anual de 430 millones de litros de agua, cantidad equivalente a 1,5 veces el agua utilizada en la fábrica de Quart de Poblet (Valencia)

Según la evaluación realizada por la Universidad Politécnica de Valencia, las actuaciones desarrolladas por Heineken España en el Proyecto Cañaveral permiten una compensación hídrica anual de 430 millones de litros de agua. Esta cantidad, equivalente a 1,5 veces el agua utilizada en la fábrica de Quart de Poblet (Valencia), permite a la compañía cumplir con el objetivo que se había marcado: devolver a la naturaleza toda el agua que contienen las cervezas elaboradas en esta Comunidad Autónoma.

 “Nuestra aportación a la economía y al desarrollo de la Comunidad Valenciana, donde tenemos una de nuestras cuatro fábricas, generamos 300 empleos directos y 12.000 indirectos y estamos presentes en 20.000 puntos de venta; siempre ha sido indudable", ha indicado Guillaume Duverdier, presidente de Heineken España. "Hoy podemos afirmar que nuestra contribución a esta región, a la que estamos estrechamente vinculados a través de nuestra marca Amstel, es aún mayor”, ha explicado Duverdier.

Por su parte, Carmen Ponce, directora de Relaciones Corporativas de Heineken, ha destacado que "no se trata de un proyecto que responda a una moda o a una tendencia". En palabras de Ponce: "El compromiso de Heineken por mejorar continuamente nuestro impacto en nuestro entorno forma parte de nuestra estrategia de negocio desde hace muchos años. No hay nada que nos motive más que saber que nuestra escala global y nuestra diversidad local se enriquecen mutuamente. En España nos hemos propuesto ser la cervecera más verde y, con el Proyecto Cañaveral, demostramos que Amstel es una marca aún más responsable y comprometida con la ‘terreta’”.

Una inversión de más de 300.000 euros

Con una inversión de más de 300.000 euros, los trabajos del Proyecto Cañaveral desarrollados en el Barranco del Poyo se han centrado en la restauración ecológica y la rehabilitación hídrica del principal afluente del Parque Natural de La Albufera, considerado un humedal RAMSAR (lista que integra las zonas húmedas más importantes del mundo desde el punto de vista de su interés ecológico y para la conservación de la biodiversidad).

La colaboración con instituciones públicas y privadas como la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Quart de Poblet o SEO/BirdLife -especialista en estudiar y conservar la naturaleza y la biodiversidad a través de las aves silvestres- han permitido dotar a este proyecto de una estrategia de continuidad a medio y largo plazo que garantiza un beneficio permanente para la región.

Las acciones desarrolladas han logrado una reducción del consumo de agua del 76% en la zona restaurada, gracias a la eliminación de 7,3 hectáreas de caña común (Arundo Donax), una de las cien especies vegetales más invasoras del mundo, que además de favorecer los incendios consume una gran cantidad de agua -que puede llegar a multiplicarse por diez en época estival. En su retirada se emplearon procedimientos mecánicos sin uso de fitocidas, el método más efectivo y respetuoso con el medio acuático y su biodiversidad.

Además, se realizó una importante labor de limpieza del cauce y retirada de residuos en sus alrededores, a la que se sumaron de forma voluntaria los empleados de la fábrica de Heineken en Valencia.

Posteriormente, las actuaciones del Proyecto Cañaveral se centraron en restaurar el hábitat a través de la plantación de 4.726 ejemplares de 20 especies autóctonas de la Comunidad Valenciana; una significativa muestra de vegetación de ribera más respetuosa con su entorno, procedente del río Sot (de Chera) y del vivero del Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF) de la Generalitat. Cabe destacar además la introducción de olmos resistentes a la enfermedad de la grafiosis, una innovadora aportación realizada gracias al Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación.

La continuidad de los proyectos Cañaveral o Doñana ya han permitido a Heineken España devolver a la naturaleza toda el agua que contienen las cervezas elaboradas en Valencia y Andalucía. Un compromiso prioritario dentro de la estrategia de sostenibilidad de la compañía denominada "Brindando un Mundo Mejor", ya que el agua es un recurso limitado -especialmente preciado en España, el país europeo con mayor estrés hídrico- y fundamental para la vida y para Heineken, puesto que la cerveza está compuesta en un 95% de agua.

Amstel y Valencia

Las cervezas Amstel se elaboran en Valencia en Quart de Poblet, la única gran fábrica de cervezas presente de la Comunidad Valenciana. Como parte de su compromiso con la sociedad valenciana, Amstel renueva su apoyo a Las Fallas desde hace 30 años, colaborando en el programa oficial de festejos, patrocinando todas las mascletaes de la Plaza del Ayuntamiento y creando iniciativas propias para poner en valor esta herencia cultural.

Así, este año ha puesto en marcha la tercera edición de los Premis Amstel ‘Unes Falles de Categoría’, con los que la cervecera busca reconocer el trabajo, esfuerzo e ilusión de las personas e historias que contribuyen a hacer de esta tradición una celebración única. Asimismo, el próximo 29 de febrero Amstel dará comienzo el programa pirotécnico en La Marina de Valencia con la primera mascletá sostenible de la historia.

Del mismo modo, Amstel ha llevado su compromiso con la Comunidad Valenciana a su propia cerveza, con iniciativas como Xe Quin Barri, creando una edición limitada de cervezas en homenaje a los distintos barrios de la capital ilustrados por 19 artistas valencianos, o la creación de Amstel Turrón, la primera cerveza que reconoce a los maestros turroneros de Jijona y a los sabores de la terreta. Amstel también apoya a los productos de proximidad de la huerta valenciana a través de iniciativas como Nit de la Terra, a los equipos de fútbol valencianos (Amstel CF y Levante UD) y a las Hogueras en Alicante, ensalzando esta tradición y a las personas que lo hacen posible, más allá de un patrocinio al uso.