Ferrer Miranda entra en el sector de los vinos tranquilos, convirtiéndose así en un nuevo jugador de la industria vitivinícola mundial con bodegas en España y Argentina.

La compañía se crea a partir de la compra por parte de Pedro Ferrer Noguer al Grupo Freixenet de cuatro bodegas: Valdubón (D.O. Ribera del Duero), Solar Viejo (D.O.C. Rioja), Vionta (D.O. Rías Baixas) y Finca Ferrer Argentina (Valle del Uco). Ferrer Miranda también produce en las D.O.s Navarra, Rueda y Monterrey, con lo que la compañía elaborará sus vinos en siete denominaciones de origen distintas.

La compañía contará con cuatro bodegas entre España y Argentina y estará presente en siete denominaciones de origen

 

A través de todas las bodegas del nuevo Grupo, se comercializarán el primer año un total de cuatro millones de botellas en más de 85 países, como Reino Unido, Francia, Bélgica, Estados Unidos, México y Japón. La comercialización y distribución de los vinos tranquilos continuará mayoritariamente a cargo, como hasta ahora, del Grupo Freixenet, con quien Ferrer Miranda ha firmado un acuerdo de cooperación.

La previsión de facturación de Ferrer Miranda, cuya oficina principal estára inicialmente ubicada en Sant Sadurní d'Anoia, es cercana a los 18 millones de euros. La compañía emplea a 55 personas entre los dos países, un equipo profesional y joven que ya está actualmente trabajando para estas bodegas.

El equipo

En cuanto al equipo directivo, Ferrer Miranda contará con Pedro Ferrer Noguer, actual consejero delegado y vicepresidente del Grupo Freixenet, como presidente de la nueva compañía. En el área ejecutiva, se ha nombrado a Silvia Carné Masllorens como consejera delegada y a Pedro Ferrer Miranda, hijo del presidente, que será el director general.

En palabras de Silvia Carné, "Ferrer Miranda nace con la ilusión de ser un nuevo Grupo que ya cuenta con experiencia y conocimiemnto del sector, pero con el reto de potenciar las ventas apostando por la calidad de sus vinos y la particularidad de estar presente en dos países de dos continentes y en dos hemisferios distintos". Por su parte, Pedro Ferrer Miranda destaca que la compañía "tiene un prometedor crecimiento a largo plazo con el lanzamiento de nuevas marcas que van a posicionar a Ferrer Miranda como un actor de referencia en el mercado mundial del vino tranquilo".