Después de varios años con tendencia negativa, el consumo de bebidas refrescantes en el hogar apunta a la recuperación. Según los datos facilitados por la consultora IRI para el TAM febrero 2016, durante ese periodo se frenó la caída en el volumen de ventas al marcar un ligero decrecimiento del -0,3%, mientras que el dato positivo fue el del valor de la categoría que se incrementó en un 1,3%. La mejoría del consumo a nivel general, el buen tiempo y el vigor de segmentos como las isotónicas, energéticas, té líquido y tónicas fueron las bases sobre las que se apoyó este mercado para marcar el punto de inflexión.

La evolución de las ventas de bebidas refrescantes durante los últimos cuatro años en el canal de gran consumo, tanto en volumen como en valor, era el reflejo de la complicada situación económica por la que hemos atravesado. Descensos medios en volumen del -3,5% y en valor del 3%, acumulaban pérdidas de ventas superiores al 7 y al 6% respectivamente. 2015, por fin, ha sido el año que ha marcado el punto de inflexión y de la vuelta a parámetros positivos en el valor de las ventas ( 2,8%) y de contención de los descensos en el caso del volumen de las mismas (-0,1%). Estos porcentajes, referidos al TAM febrero de 2016, sitúan las ventas en el hogar en los 2.127,6 millones de litros por un valor de 1.801,3 millones de euros, según los datos facilitados por la consultora IRI, empresa de información de mercado del sector de retail y FMCG.

Una producción de 4.400 millones de litros

Acumuladas las cifras obtenidas en este canal con el impulso en las ventas registrado por las bebidas refrescantes en el canal de Hostelería –sustentadas en el buen tiempo y la afluencia turística-, hacen de 2015 un año que la propia Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA) ha calificado como "el de la recuperación para el sector" y el de la "vuelta a valores precrisis", al superar una producción de 4.400 millones de litros, un 2,8% más que en el ejercicio anterior.

En cualquier caso, y volviendo a centrarnos en el canal de gran consumo, habrá que observar cuál es la evolución en el presente ejercicio y si se consiguen volver a marcar crecimientos similares a los de 2015. De ser así, sí que se podría hablar de una recuperación sólida y se volvería a alcanzar el valor de ventas obtenido en 2013 que llegó a los 1.865 millones de euros. En el caso del volumen, todavía se tardará algún año más en volver a marcar las cifras de 2013 cuando se alcanzaron los 2.294 millones de litros, ya que actualmente se está un 7,3% por debajo (166,4 millones de litros menos).

Nuevo estilo, nuevos hábitos

Además de la crisis, el nuevo estilo de vida adoptado por el consumidor –incorporando hábitos más saludables- ha supuesto un freno para las bebidas carbonatadas, mientras que ha potenciado segmentos como el de las bebidas de té, y categorías como las bebidas isotónicas y las deportivas –con un objetivo más funcional, como es la rehidratación después del ejercicio físico-. Además de las tónicas, que se enmarcarían en otra variable como son los "momentos de consumo", de ocio y relaciones sociales, e irían ligadas al llamado "boom gin tonic".

Tendencias que se ven reflejadas en los datos del periodo analizado, en el que el grueso de las bebidas refrescantes decrece en volumen un -0,9% (hasta los 1.927,5 millones de litros) incrementando ligeramente su valor (0,5%) –una estabilidad aportada por las sin gas, los tés y las tónicas-, mientras que las isotónicas crecen con fuerza tanto en volumen (un 6,8%, de 146 a 155,9 millones de litros) como en valor ( 8,3%, hasta los 163,6 millones de euros, 12,6 millones más), al igual que las energéticas que lo hicieron un 5,9% en volumen (de 41,6 a 44,1 millones de litros) y un 4,2% en valor (hasta los 89 millones de euros).

Colonización de segmentos

Otra de las consecuencias de la crisis ha sido la colonización de segmentos en los que no había referencias por parte de las marcas de distribuidor (MDD), lo que ha ido incrementando sus cuotas de mercado en los últimos años hasta el 26,9% en volumen y el 13,8% en valor, lo que supone un incremento de dos puntos porcentuales y 1,4 respectivamente. Una tendencia que, al contrario de lo que está ocurriendo en otras categorías del gran consumo, no parece que se vaya a frenar.

De esta forma, el ranking por fabricantes en el conjunto del mercado (refrescantes, energéticas e isotónicas) sigue liderado por Coca-Cola con el 55,7% del volumen total (cuatro décimas menos) y el 66,6% del valor (una décima menos). Le siguieron el grueso de las MDD, con las cifras citadas, y Pepsico con el 8,9% del volumen de ventas (restando nueve décimas) y el 7,7% del valor (ocho décimas por debajo del mismo periodo del año anterior). En cuarto lugar, OSE con un 5,9 y un 7,1%, respectivamente, y detrás Red Bull (0,3 y 1,7%).

Puede leer el informe de mercado completo en el nº 1632 de la revista ARAL.