La crisis de las Covid-19 ha afectado a las ventas de Alcampo en España. La compañía generó unos ingresos de 4.497 millones de euros durante el ejercicio 2020,  sumados sus negocios de hipermercados, supermercados y gasolineras, lo que supone una bajada del 3,3% respecto al año anterior, según los datos incluidos en su Informe de Actividad y Responsabilidad Corporativa.

"El Covid-19 es un hecho sin precedentes que ha sacudido con fuerza los cimientos de nuestra sociedad y que conlleva, por su dureza y prolongación temporal, una tensión económica, social y emocional a la que debemos hacer frente con firmeza, templanza, resiliencia y perseverancia", explica el director general de Alcampo, Américo Ribeiro, en el informe.

Según indica la compañía, la facturación recoge un crecimiento a superficie comparable sin carburante del 3,6%. Esto supone que los descensos son achacables a la disminución de su sala de venta, a la bajada en los ingresos por gasolina y el cierre de secciones no esenciales en los hipermercados durante el confinamiento estricto vivido en España hace un año. Hay que tener en cuenta que Alcampo cuenta con 53 gasolineras, instaladas junto a sus hipermercados; mientras que posee un menor número de tiendas, al finalizar 2020 con 310 hipermercados y supermercados, 29 menos de los que tenía en el año anterior. 

Américo Ribeiro: "El Covid-19 es un hecho sin precedentes que ha sacudido con fuerza los cimientos de nuestra sociedad y que conlleva, por su dureza y prolongación temporal, una tensión económica, social y emocional a la que debemos hacer frente con firmeza, templanza, resiliencia y perseverancia"

En el informe se incide en que la compañía tuvo como prioridad "la seguridad de los colaboradores y clientes, así como asegurar el abastecimiento de productos esenciales, dando también respuesta al crecimiento de la demanda online y ofreciendo soluciones de compra que facilitaran la vida de los clientes". Durante aquellas semanas de colapso del comercio electrónico , Alcampo abrió nuevos canales como la venta por Whatsapp sobre todo para dar salida a los productos de electrónica y tecnología. La compañía reseña en su informe que sus cerca de 20.000 trabajadores de tiendas y logística recibieron una prima del 20% de su salario en marzo y un día más de vacaciones "como reconocimiento a su aportación a la sociedad en una situación excepcional como la que se vivió".

Las inversiones del grupo se situaron en 39,3 millones de euros, prácticamente al mismo nivel que los 39,4 millones de 2019. El 62% de este presupuesto se destinó a renovaciones, adecuación y mejora de las tiendas; el 15%, al proceso de cambio de enseñas y otro tanto, a transformación digital; un 7,5% restante se reservó a aperturas y el 0,5% restante, a sostenibilidad.

El personal empleado por el grupo, en cambio, ha crecido un 1% al incorporar a 200 personas más y situarse en una plantilla de 2.200 personas. La compañía también destaca una contribución tributaria en España de 366 millones, de los que un 49% son impuestos soportados y un 51% los recaudados.

Durante el año pasado, la empresa llevó a cabo una reestructuración societaria en España. A raíz de esta, Alcampo ha pasado a convertirse en la sociedad cabecera del grupo en el mercado español, algo que antes correspondía a la sociedad Auchan Retail España, hasta entonces propietaria de las acciones de Alcampo y del resto de sociedades del grupo. Sin embargo, Auchan fue absorbida por Alcampo con el objetivo de simplificar la estructura societaria.