La cadena de supermercados Aldi está reforzando su apuesta por los productos frescos, una categoría que se ha incrementado un 50% en sus tiendas en los últimos tres años; y ya representa cerca del 25% de las ventas en España, "aunque hay que tener en cuenta que en nuestro surtido también se encuentran productos de bazar", según ha indicado Ignacio Cid, Research & Analytics Director de Aldi España, durante la presentación en Madrid del "Observatorio de Frescos de Aldi", un estudio elaborado con el apoyo de Kantar WorldPanel.

Desde la cadena se incide en que los consumidores cada vez valoran mejor los productos frescos de Aldi. Mientras que, en 2016, la puntuación era de 19 puntos porcentuales, actualmente ya es de 23,4 puntos. Además, "las familias que compran en Aldi apuestan más por la compra de fruta y verduras frescas que el resto de los españoles", indican. Consciente de esta tendencia, recientemente Aldi ha decidido reforzar su posicionamiento agrupando más de 300 referencias de frutas, verduras, zumos, carne, pescado y huevos bajo la nueva marca "El Mercado de Aldi". De esta manera, los clientes pueden encontrar y reconocer más fácilmente en los lineales de sus supermercados sus frescos de marca propia.

El Observatorio de Frescos de Aldi

Según el "Observatorio de Frescos de Aldi", que radiografía las tendencias de consumo de alimentos frescos en España, el 45% del gasto en alimentación se destina a esta categoría de productos. En total, la inversión de las familias españolas en productos frescos llega a los 1.900 euros anuales.  Las compras en productos frescos de las familias españolas se reparten en 212 actos de compra a lo largo de todo el año. En resumen, las cifras globales apuntan que en España el consumo de alimentos frescos suma 33,4 mil millones de euros. El Observatorio de frescos de Aldi se ha elaborado con una muestra de 12.000 consumidores. 

El 30% de los hogares españoles destinan 3 de cada 5 euros de su compra a productos frescos, según el "Observatorio de frescos de Aldi"

Teniendo en cuenta los resultados del análisis, en los últimos cinco años el consumo de fruta ha crecido tres puntos porcentuales. Además, los datos también revelan que en 2018 el consumo medio de los españoles y españolas consistió en un 34% de frutas y hortalizas, un 27% de carne fresca y un 14% de pescado y marisco.

Los hábitos de consumo están cambiando, cada vez somos más conscientes de lo que consumimos, cómo lo consumimos, cuándo y por qué. El Observatorio de frescos de Aldi identifica las principales motivaciones de consumo de producto fresco: la conveniencia, el placer, la salud o la costumbre.   

El consumidor de productos frescos en España es un ciudadano de 50 años y los frescos representan un 60% de los alimentos de su dieta. Los datos analizados confirman que no hay diferencias abismales de consumo entre hombres y mujeres. Sin embargo, se observa una evolución durante el transcurso de la vida: de los 0 a los 14 años, el consumo de los alimentos se encuentra entre el 44% y el 45% mientras que, a partir de los 50 años ya llega al 60%. Hoy, en un 30% de los hogares, se destinan de media 3 de cada 5 euros de la cesta al producto fresco.  

Para las cadenas de distribución, los frescos y su calidad son elementos diferenciadores. Por ello, las compañías del sector apuestan cada vez más por ampliar el surtido de este grupo de alimentos: en 2018 la venta de frescos en canales de distribución dinámica aumentó 2,4 puntos porcentuales, según los datos presentados por Aldi. 

Según el informe, este fenómeno se da por dos motivos principales: la calidad del producto disponible en supermercados e hipermercados, y la cesta mixta; es decir, la posibilidad de poder comprar frescos de calidad y productos envasados, a la vez, en el mismo establecimiento.