El Corte Inglés concluye el plan de reordenación de la plantilla cumpliendo los objetivos de bajas voluntarias y en un marco de paz social. El proceso ha concluido en apenas dos meses desde que se comunicó a los sindicatos dicho plan y se iniciaron las negociaciones pertinentes. Desde la empresa se destaca que "todo el proceso se ha desarrollado en un clima de consenso".

En este sentido, el número de empleados que se han sumado a la iniciativa de bajas voluntarias ha superado en más del 20% la cifra inicial de 3.292 personas acordada por la empresa y los sindicatos (CC.OO., Fasga, Fetico y UGT). A partir de ahora se inicia un proceso de análisis de solicitudes, tramitación de las bajas voluntarias y ajuste de la plantilla.

Han quedado fuera de este plan los mayores de 50 años, ya que son quienes, en principio, podrían encontrar más dificultades para recolocarse. También están excluidos los que tienen contrato eventual o de días sueltos.

El Corte Inglés buscará las mejores condiciones posibles para los empleados que hayan decidido desvincularse de la compañía y por ello ha contratado a dos empresas (LHH y ManpowerGroup) para que ayuden a los trabajadores salientes a encontrar un nuevo empleo en función de su perfil e intereses profesionales.