Covirán ha renovado la imagen de los productos de marca propia con un diseño más atractivo para el cliente. La cooperativa busca afianzar el modelo de proximidad basado en la confianza y la cercanía.

El proyecto estratégico de “restyling” de la marca propia de Covirán se encuentra en su fase final tras un año de cambios en la mayoría de las referencias de su surtido. La presidenta de Covirán, Patro Contreras, ha destacado que el nuevo diseño “es sencillo, atractivo e innovador, y prioriza el contenido para el consumidor: menos elementos para mayor atractivo del envase y mejor comprensión de la información”.

Como parte del proceso de restyling, en el último semestre de 2019 se incorporó la nueva imagen a una parte de los artículos de droguería y productos de limpieza, y alimentos como el atún y las legumbres.

Los cambios en los envases de los productos son fáciles de identificar para los clientes: el círculo presente en la letra ‘i’ del logotipo de Covirán se transforma en el elemento que da cohesión a los nuevos diseños, un círculo que evoca un anillo símbolo de confianza y compromiso con el cliente. Otro elemento diferenciador es el nuevo etiquetado que contiene información más clara, sencilla y legible para el consumidor en español y portugués, los dos mercados donde la cooperativa tiene presencia.

El nuevo envase incluye distintos pictogramas en el etiquetado con información sobre los ingredientes, alérgenos, el modo de empleo, el fabricante, el tipo de reciclaje, así como el contacto de Covirán. Estos datos permiten al consumidor verificar, con un simple vistazo y sin esfuerzo alguno, que el producto se adapta a sus necesidades.