La recuperación del consumo fuera del hogar y la búsqueda de alternativas más económicas (downtrading) para llenar la cesta de la compra han hecho que el sector gran consumo retroceda el 1,2% en valor y un 1,6% en volumen en 2016, según ha dado a conocer este lunes en Madrid Kantar Worldpanel. El consumo extradoméstico ha provocado que se realicen 5,7 millones menos de ingestas dentro del hogar, especialmente en el almuerzo y la cena. Según César Valencoso, Consumer Insights Consulting Director en Kantar Worldpanel, "cuando estalló la crisis, hubo un crecimiento importante en la demanda porque la primera medida de ahorro de los hogares fue quedarse en casa. Ahora que el entorno macroeconómico y los índices de confianza son más favorables, el sector debe devolver ese volumen prestado –porque a los españoles nos gusta salir- y actualmente se encuentra ajustándose a esta nueva situación".

La gran distribución se concentra: los 6 primeros grupos aumentan su cuota en 16 puntos desde 2001

Según los datos de la consultora, los seis principales grupos que operan en España concentraron el 53,5% del gasto de los hogares en productos de gran consumo en 2016, 16 puntos más de cuota que en 2001 (37,5%). Fuera de los grandes de la distribución, Consum y Aldi han destacado como la segunda y tercera cadena que más han crecido en crecimiento absoluto, tras Lidl.

Al cierre de 2016, Mercadona, Grupo DIA y Carrefour continúaban un año más al frente de la distribución española, a pesar de la pujanza de competidores como Lidl y Aldi o los "Pure Players" del canal online. Según ha expuesto César Valencoso, Mercadona ha acelerado el paso en la segunda mitad de año, y apoyado fundamentalmente en su crecimiento en frescos, logra reforzar su liderazgo. Con una cuota del 22,9%, gana 0,2 puntos respecto a 2015 y acaba el año con presencia en 9 de cada 10 hogares españoles, que han comprado al menos una vez al año en la enseña valenciana.

El aumento del consumo fuera del hogar hizo descender el valor del gran consumo un 1,2% en valor y un 1,6% en volumen

Grupo DIA y Carrefour empatan en el segundo puesto de la distribución nacional, ambas con cuotas al cierre de año de un 8,5%, manteniendo sus números de 2015. Por su parte, Lidl logra por tercer año consecutivo ser la cadena que más crece en España, y alcanza un 4,1% de las ventas de gran consumo, lo que supone 0,5 puntos respecto al mismo periodo de 2015. Con menos de 600 tiendas, 6 de cada 10 hogares españoles ya han realizado alguna compra en Lidl en el último año, logrando acercarse a las cifras de presencia de los líderes del mercado español.

Grupo Eroski cierra el año con un 5,8% de las ventas del gran consumo, 0,3 puntos menos, tras unas desinversiones que le han hecho perder presencia fuera de sus zonas principales. Mientras, Auchan tampoco logra crecer durante 2016, penalizado por la mala evolución del formato hipermercado, y retrocede 0,1 puntos, cerrando el año con una cuota del 3,7%.

Lidl vuelve a liderar el crecimiento de la distribución en 2016 con Mercadona más líder

En el ámbito de los distribuidores regionales, 2016 ha sido un año positivo en general,  dado que aprovechan su buen posicionamiento en el mercado de frescos, "donde el consumidor los reconoce como grandes expertos, para reforzar sus ventas, y así nos encontramos a enseñas como Consum, Ahorramas o Bon Preu entre los líderes en crecimiento en sus respectivas regiones", ha indicado Valencoso. En la faceta del comercio electrónico, mientras, durante 2016 hemos asistido a la toma de posiciones de todos los grandes grupos, aunque este canal ha representado únicamente el 1,1% de las ventas de gran consumo en España el pasado año. Una cifra que desde Kantar Worldpanel se espera crezca en 2017, si se refuerza la tendencia detectada en los últimos 3 meses.

La lucha sigue en el campo de los frescos, con la MDD frenada

Según ha destacado César Valencoso durante la presentación, la lucha por ganar cuota en el mercado de los productos frescos ha seguido siendo el caballo de batalla de la distribución en 2016, por lo que esta sección ha sido protagonista de gran parte de las renovaciones de los espacios de venta. Con ello, los principales grupos distribuidores han seguido ganando terreno sobre el canal especialista, que cae hasta el 36,1% de cuota en esta sección, 1,2 puntos menos que hace un año, en una tendencia cada vez más acusada.

En lo que respecta a la Marca de Distribución, en 2016 su cuota de mercado se ha mantenido en el 34,1%, apenas 0,2 puntos más que en 2015. Desde 2002, cuando estas marcas representaban el 19,7% del mercado, su crecimiento había sido ininterrumpido hasta 2012. De hecho, las MDD han multiplicado por 2,5 su oferta disponible en los lineales desde 2001, introduciendo el mismo número de referencias al mercado que las Marcas de Fabricante. Desde entonces, prácticamente se han doblado el número de productos disponibles en el mercado, hasta las casi 150.000 referencias con EAN en 2016 ( 72%).

El sector ha aumentado su valor en un 38,5% desde 2001, impulsado por el crecimiento de la población y la inflación

Por otra parte, en la evolución del sector gran consumo hay que tener en cuenta que, tanto el estancamiento de la población (-0,2%) como la creciente concienciación de las familias por el desperdicio alimentario, también han contraído la demanda del sector. En el último año, los hogares han reducido un 6% el volumen de alimentos y bebidas tirados a la basura, lo que se traduce en 80 millones de kg que los hogares han dejado de comprar de más.

Desde el punto de vista del valor del mercado, la inflación sólo ha compensado una parte de la caída de la demanda. Si los precios del sector se han incrementado un 1,1% en el último año (según el índice de precios de Kantar Worldpanel basado en el análisis de más de 80.000 productos), el consumidor se ha ahorrado un 0,7% eligiendo productos, variedades, marcas y establecimientos más baratos. El 0,4% restante ha sido lo que ha pagado de más realmente por sus compras.

La MDD sigue estable por tercer año consolidando una nueva etapa de crecimiento más lento

"La nota positiva," según Valencoso, "es que el sector ha conseguido mantener una evolución positiva de los precios en un entorno de caídas para la demanda y la facturación, lo que demuestra que el consumidor vuelve a buscar más valor en sus compras; eso sí, no a cualquier precio". Antes de la crisis, el consumidor aceptaba la inflación, aun cuando ésta superaba niveles del 4%. A partir de 2008, se invirtió la situación y pasó a abaratar la cesta incluso en entornos de deflación, y ahora ha empezado a decantarse de nuevo por opciones de más valor, aunque sin asumir del todo la subida de los precios.