Lidl abre hoy tres nuevos establecimientos, en en los municipios de Orihuela (Alicante), Vinaroz (Castellón) y Benalmádema (Málaga). Las obras han supuesto una inversión total de más de 7,5 millones de euros, y las tres tiendas sustituyen a los antiguos inmuebles situados en la misma ubicación. Estas nuevas tiendas permiten la ampliación del surtido y de los servicios prestados, mejorando, por un lado, la experiencia de compra de los clientes y, por otro lado, el entorno de trabajo de los empleados.

Para poder realizar sus compras, los clientes que visiten las tres nuevas tiendas dispondrán de un aparcamiento con alrededor de un centenar de plazas cada uno y un amplio horario comercial, comprendido entre las 9:00 y las 21:30 horas de lunes a sábado.

En total, los tres nuevos establecimientos contarán con una plantilla superior a las 100 personas, de las cuales la mitad son de nueva contratación.

Cada una de las tiendas contará con una sala de ventas de entre 1.200 y 1.400 metros cuadrados de superficie que dará cabida a nuevas secciones como son las de pescado fresco, charcutería y pan y bollería recién horneados, que se suman al surtido habitual de Lidl, compuesto por unas 1.700 referencias de fruta y verdura, carne fresca y producto envasado.

Las tiendas, diseñadas según la nueva imagen de la compañía, se han construido bajo los criterios de eficiencia energética y sostenibilidad medioambiental que Lidl incorpora para sus nuevas aperturas. Además de sistemas de refrigeración de bajo consumo, los establecimientos incluyen iluminación LED en todos sus puntos de luz.