Lidl ha llegado a un acuerdo con Cruz Roja para que uno de los colectivos más desprotegidos, como son las personas mayores que viven solas, tengan en su despensa los alimentos básicos asegurados, durante las próximas semanas. Así, Lidl distribuirá a través de Cruz Roja unos 100.000 kg de alimentos a más de 8.000 personas mayores en las dos zonas geográficas con más personas en esta situación, como son Madrid y Cataluña.

Serán los propios voluntarios y voluntarias de Cruz Roja, los que se desplacen a cada domicilio para entregar los productos. Esta acción busca atender a personas mayores que viven solas y en situación de necesidad al no tener familiares que puedan atenderlas, o que por su estado de salud no puedan salir a comprar. Entre los productos que se entregarán a este colectivo se encuentran: conservas de pescado y de verdura, aceite, leche, caldo en brick, pasta y tomate frito.

Esta acción se enmarca en la política de Responsabilidad Social Corporativa de Lidl, que desde hace años colabora con más de 40 entidades sociales y ONGs en proyectos que contribuyen a mejorar las condiciones de vida de los colectivos más necesitados.