El 1 de octubre se celebra el Día de las Personas Mayores, un colectivo (el de los mayores de 65 años) que representa ya el 17% de la población, con más de 7 millones de personas. Las estimaciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sitúan a España como el país más envejecido del mundo en 2050, cuando los mayores de 65 supondrán más del 30% de la población.

Los supermercados tienen entre sus objetivos facilitar a los mayores el acceso a la alimentación. De hecho, para este colectivo, la alimentación es el servicio más necesario, solo después de la sanidad, según indica el informe "Hábitos de consumo en mayores de 50 años" de la Fundación Seres. Según señalan desde la asociación de supermercados Asedas, este formato comercial "responde a los nuevos retos de este importante grupo social desde el concepto de tiendas de proximidad, tanto en la ciudad como en los municipios pequeños de zonas rurales". 

Los supermercados en España constituyen el formato líder en la distribución de alimentación y sus características hacen de ellos la mejor opción de las personas mayores para hacer la compra. Tienen una superficie de entre 400 y 1.500 metros cuadrados, lo que implica que es fácil transitar y ubicarse en ellos, y están localizados en áreas urbanas, con acceso tanto a pie como en transporte público. Estas particularidades facilitan que el 85% de los clientes acudan a ellos andando y que lo hagan una media de entre 4 y 5 veces por semana.

Los supermercados pequeños, básicos para la compra de los mayores

Además, los autoservicios y supermercados pequeños, de no más de 400 metros cuadrados, son formatos muy asentados en municipios pequeños y rurales, donde también realizan una labor fundamental para el consumidor mayor que ha visto cómo ha mejorado su oferta de alimentación envasada y fresca en las últimas décadas. Hoy en día, estos formatos se caracterizan por ser competitivos en precio y oferta y en dar un servicio al cliente basado en una fuerte especialización en productos frescos. Los supermercados, en todos sus tamaños, también facilitan, en muchos casos, venta telefónica con servicio a domicilio, una herramienta básica para la compra de alimentación de personas mayores, que suelen buscar confianza en su lugar habitual de compra.

En España, los hábitos de alimentación de las personas mayores de 60 años tienen mucha relación con la dieta mediterránea. Los supermercados de Asedas comercializan un tercio de las frutas y hortalizas que se venden en España, el 52% de la legumbres o el 43% de los productos pesqueros.