Con una inversión de 3,2 millones de euros y una plantilla de 65 trabajadores, Mercadonaabrió ayer un nuevo establecimiento en Madrid, en la intersección de las calles Foresta y Quitanavides.

El centro cuenta con una superficie de sala de ventas de 1.700 m2, donde se ubican todas las secciones habituales de la compañía: carnicería, charcutería, perfumería, alimentación envasada, bebidas y droguería. Desde la compañía destacan las secciones de productos frescos como la de pescadería, "que incluye pescado directo de lonja, la de horno a granel, y la sección de fruta y verdura, que apuesta por los productos de proximidad". Asimismo, la tienda dispone de zonas de descanso y vestuarios para los trabajadores, así como de una sala de formación también destinada a la plantilla.

El horario de apertura del supermercado es de lunes a sábado, de 09:00 a 21:30 horas, dispone de un aparcamiento con capacidad para 204 vehículos y cuenta con servicio a domicilio.

Por otro lado, destaca la eficiencia energética del supemercado, que incorpora, entre otros elementos, recuperadores de calor, iluminación de bajo consumo, temporizadores y puertas automáticas, permitiendo así una reducción del consumo de energía de hasta el 20%.

Desde Mercadona afirman mantener su "decidida apuesta" por la Comunidad de Madrid. A cierre de 2014 contaba con 156 tiendas y una plantilla de 8900 personas.