Mercadona y sus proveedores de transporte destinarán 4 millones de euros en 2018 para incorporar 40 camiones propulsados con gas natural licuado (GNL) en las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia, que se sumarán a los 7 vehículos de estas características con los que cuentan desde 2017 y que supusieron una inversión de 1 millón de euros. Este iniciativa "responde al compromiso que tanto Mercadona como sus proveedores de transporte mantienen con el respeto al medio ambiente, una apuesta por la sostenibilidad de su actividad que traduce en la optimización continua de su flota de transporte y de su logística para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire en los núcleos urbanos", explica la empresa de distribución.

El 92% de la flota de vehículos cumple con los estándares más exigentes en materia de emisiones

Con este objetivo, a lo largo del año se incorporarán a la flota, paulatinamente, vehículos de categoría ECO que circularán prioritariamente por núcleos urbanos de alta densidad de población y de movimiento, lo que contribuirá a reducir el riesgo de superar los límites permitidos de NOx y partículas en suspensión que este tipo de ciudades habitualmente tiene. Esta acción se suma a las que se están realizando en vehículos para la llamada "última milla" de reparto en ciudades. Para ello, la compañía ya dispone de 3 furgonetas transformadas a dual fuel (gas/gasoil) y en 2018 tiene previsto utilizar también 3 furgonetas 100% GNC (Gas Natural Comprimido). Además, actualmente, se están realizando pruebas con una furgoneta eléctrica para estudiar las mejoras y sus posibilidades de adaptación a los medios de frío.

Actualmente, el 92% de la flota que utiliza la compañía cuente con el distintivo categoría C de la DGT, es decir, vehículos que cumplen con los estándares Euro VI y Euro VI C, que son los más exigentes en materia de emisiones. Estos motores reducen las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), perjudiciales para la salud. Además de apostar por combustibles menos contaminantes, Mercadona continua desarrollando su estrategia de sostenibilidad medioambiental optimizando la carga de los vehículos para aprovechar al máximo cada viaje y reducir así el número de trayectos y las emisiones de gases de efecto invernadero.