Lidl también ha da un paso más en su apuesta por la sostenibilidad medioambiental y se marca nuevos objetivos para minimizar su impacto ecológico. Debido a aspectos técnicos como la imposibilidad de separar los componentes que los integran, un importante número de los envases que actualmente circulan en la Unión Europa no son reciclables. Ante este reto, la cadena se compromete a que todos los envases de plástico de los productos de marca propia sean 100% reciclables antes de 2025.

En el caso de España, esta decisión afectará a la práctica totalidad del surtido, ya que actualmente el 90% de los productos comercializados en la tienda son de marca propia. De este modo, la compañía se adelantará, al menos en 5 años, a los planes normativos de la Unión Europea, que trabaja con el horizonte de 2030 para que todos los envases de plástico sean reciclables o reutilizables.

Con esta medida la cadena se adelantará al menos en 5 años al objetivo de la Unión Europea,que trabaja en una normativa para 2030

En esta misma línea, la compañía se ha marcado otro objetivo: reducir el uso del plástico en al menos un 20% hasta 2025. En opinión de Michaela Reischl, directora de RSC de Lidl España, "como empresa líder de la distribución europea, estamos muy sensibilizados con minimizar el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente. En este sentido, la continua reducción del volumen de plástico que ponemos en circulación es una de las líneas estratégicas en las que estamos trabajando dentro de nuestra estrategia medioambiental. Estos compromisos respecto al plástico se enmarcan en nuestra apuesta por la economía circular y por generar cada vez menos residuos".