Pastas Gallo ha presentado una nueva lasaña hecha con placas instant, unas láminas que no están precocidas, son más finas y van directas al horno. Se cocina en tan solo 16 minutos, añadiendo cinco minutos más para gratinarla.

Las placas, más finas y elaborada 100% con sémola de calidad superior, no requieren de hidratación ni de remojo, simplificando al máximo la elaboración.

El cliente puede personalizar el relleno de la lasaña y, además, Pastas Gallo dispone de diferentes salsas líquidas para personalizarla, todas ellas elaboradas con tomates naturales. La última capa deberá de cubrirse con abundante salsa o bechamel y, una vez ésta se haya cubierto, estará lista para ir directa al horno.

Las placas instant suponen un importante lanzamiento de la compañía dentro de la categoría de lasañas, con ventas que representan casi el 60% sobre el total y tienen ya un crecimiento por encima del 4% respecto al año anterior.