El Grupo Bayer ha dejado de considerar como actividad estratégica su negocio de fibras textiles elásticas Dorlastan y Perlon-Monofil, sobre todo después de la venta de su división de fibra acrílica Dralon. Por lo que, tal y como señala la compañía en un comunicado, “en estos momentos se está buscando activamente socios para esta división filial, no descartando tampoco la opción de venta”. Para Bayer esta decisión “está motivada por el deseo de optimizar la cartera de participaciones de la compañía, teniendo en cuenta las continúas modificaciones estructurales que se están llevando a cabo en el sector de fibras químicas”.