AMDPress.- Las expectativas de que 2003 sea un mal ejercicio para los envases metálicos, especialmente en los mercados de conservas de pescado, se han incrementado debido a los problemas que ya se están percibiendo por la situación de la pesca gallega a consecuencia del vertido del Prestige, a los que ahora se suman la difícil negociación con Francia por las cuotas de anchoa y la parada de la pesca del verdel durante un mes, acordada por las cofradías vascas y el Ejecutivo autonómico, y que empezó a aplicarse el lunes día 17.

Con respecto a la anchoa, el sector pesquero español pide que no consienta ninguna cesión de cuota de anchoa a Francia, ya que daba por roto el acuerdo de Arcachon y consideraba necesario reiniciar las negociaciones. El citado acuerdo de Arcachon modificó en 1992 el reparto de cuotas de pesca de anchoa en el Cantábrico, con España rebajando su cuota de 30.000 a 24.000 toneladas en favor de Francia que pasaba de 3.000 a 9.000 toneladas, a cambio de ganar o mantener cuota en otras especies.

En el verdel, el paro biológico decidido es consecuencia directa de la contaminación por fuel detectada en la zonas costeras de pesca, y se suma a los que ya se están aplicando en Galicia, Asturias y Cantabria. La prohibición no afecta a los barcos de altura que podrán faenar en aguas de Francia, Escocia e Irlanda.