AMDPress.- La fabricante de cajas y contenedores reutilizables de plástico Oak, que completó el ejercicio de 2002 con unas ventas de 10,10 millones de euros, frente a los 8,33 millones de 2001, destaca en esta progresión, junto al aumento de precios que experimentó el sector, la buena evolución que está teniendo su box-palet de 1.800 litros de capacidad.

Oak, con oficinas centrales en Barcelona y planta de producción en Girona de 12.750 m2 construidos, fabrica un catálogo de más de 120 referencias de cajas y contenedores (rígidos y generalmente en PEAD), palox y palés, para los sectores de alimentación (agrícolas, lácteos, cárnicos, etc.), distribución y transporte. Trabaja una gama de formatos desde los 13 a los citados 1.800 litros, este último presentado a finales de 2001. Se trata en realidad de la unidad formada al soldar dos contenedores de 900 litros y eliminar la base central, y esta destinada al transporte de productos de gran volumen y poco peso.

Esta empresa familiar, que emplea a 45 trabajadores e invierte una media anual de 0,60 millones en nuevos moldes (en 2000 dedicó casi cuatro millones a renovación de maquinaria), sitúo su producción de 2002 en los tres millones de cajas y contenedores (todos los formatos). Por destino repartió su producción entre alimentación y distribución, con casi un 50%, y los sectores de agricultura e industria con un 25% cada uno.

Oak decidió apostar por los formatos de gran capacidad y hace cuatro años se inició en la fabricación de los contenedores palox, de los cuales aún está desarrollando versiones. Se trata de cubrir lo que la empresa considera una tendencia del mercado, y un nicho que sitúa en sólo el 15% de su desarrollo potencial. Pero este nivel de cierta especialización no evita que en Oak también estén en marcha estudios dirigidos a contar con una línea de cajas y contenedores plegables (otra tendencia del mercado), con la que completar su actual repertorio de apilables y apilables-encajables.