Saplex ha anunciado que obtuvo una facturación de 49,8 millones de euros el pasado ejercicio, lo que supone un crecimiento del 3,7% respecto a 2015. Por su parte, las ventas también aumentaron (3,2%), hasta alcanzar las 22.000 toneladas.

Desde la compañía catalana esperan mantener esta "tendencia al alza" y prevén alcanzar una facturación de 52 millones de euros para este año, un 4,4% más que en 2016, empujada por un incremento en las ventas del 4,6%, hasta llegar a las 23.000 toneladas.

Por otro lado, Saplex invertirá 2,5 millones de euros este año "para optimizar los procesos productivos", de los que dos millones se destinarán a máquinas de confección y el medio millón restante, a mejoras en extrusión.

Así, la firma sitúa la inversión acumulada en el último trienio en más de 7 millones de euros. En este sentido, en 2015 invirtió 3,5 millones de euros para la puesta en marcha de un almacén automático en Canovelles (Barcelona), con una superficie de 1.250 metros cuadrados, 15 metros de altura y con capacidad para más de 3.200 palés.