AutoStore desvela su hub de innovación situado en Karmøy, Noruega, un nuevo centro pionero y ultramoderno para experimentar y reproducir diversos entornos en tienda y en almacén.

Como proveedor de tecnología robótica para el almacenamiento y la ejecución de pedidos en Puma, Gucci y Asda, AutoStore conoce un crecimiento continuo de sus ingresos y de sus clientes. La empresa de robótica ha procurado crear un centro de pruebas que permita adaptar más rápidamente sus sistemas automatizados a fin de responder a la demanda creciente de sus clientes.

Construido en siete meses, este hub está equipado con una combinación de tecnologías robóticas y de infraestructuras para la cadena de suministro y la venta al por menor que no existe en ninguna otra parte del mundo.

El entorno de la instalación puede ajustarse para permitir probar los robots en condiciones de calor y de frío, analizando cómo cambia el nivel de oxígeno cuando las mercancías son apiladas en los sistemas de almacenamiento. El hub puede igualmente simular terremotos para identificar cómo reaccionaría la tecnología de los almacenes y de las tiendas ante situaciones potencialmente peligrosas, así como cierto número de otras funcionalidades.

Karl Johan Lier: “Hemos creado un centro donde podíamos simular diferentes situaciones y diferentes necesidades”

Karl Johan Lier, presidente director general de AutoStore, indica: "Hemos identificado la necesidad de probar soluciones en cierto número de situaciones diferentes, pero no podíamos crear un centro de test para los entornos fríos y otro para simular el calor y, al mismo tiempo uno para probar una solución de tienda moderna, otro para el almacenamiento médico y así sucesivamente. Así pues, hemos creado un centro donde podíamos simular diferentes situaciones y diferentes necesidades. Este enfoque ágil ofrece a nuestros clientes una ventaja competitiva en el mercado, situándolos en el corazón de las nuevas innovaciones del sector que pueden propulsarles hacia adelante."

"En el sector de la tecnología robótica, no tenemos tiempo de dejar que los proyectos se eternicen. Como empresa tecnológica, debemos identificar las necesidades y, con nuestros socios y nuestros clientes, desarrollar soluciones apropiadas, capaces de funcionar inmediatamente. Vivimos una época de desarrollo exponencial en la mayoría de los ámbitos, por lo que debemos ser capaces de desarrollar soluciones que no sean superadas en el momento de su comercialización y su utilización" concluye Karl Johan Lier.