La empresa envasadora de alimentos Tetra Pack ha sido reconocida como uno de los 50 líderes mundiales en sostenibilidad y clima fruto de su descarbonización, siendo conscientes de la importancia del sector en la sostenibilidad.

El sistema alimentario mundial representa el 26% de las emisiones globales de carbono, mientras que el 8% de las emisiones totales son causadas por el desperdicio de alimentos.  Además, la pandemia ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema alimentario mundial, que se verá todavía más afectado por el crecimiento de la población, que se prevé que alcance los 9.100 millones de personas en el año 2050.

En este contexto, el envasado de alimentos desempaña un papel clave, pero debe hacerlo de manera sostenible, para que la disponibilidad de los alimentos no ponga en peligro el planeta. Ese es el propósito de Tetra Pak, trabajar para que los alimentos sean seguros y estén disponibles en todas partes, conservando los nutrientes y evitando el desperdicio alimentario. Tal y como lo explica su lema “Protege lo Bueno”: envases que protejan los alimentos, a las personas y al planeta

Cómo proteger al planeta

Para minimizar el impacto climático y al mismo tiempo ayudar a garantizar la seguridad alimentaria en el futuro, la empresa tiene una visión completa del ciclo de vida de sus soluciones de proceso y envasado, trabajando siempre en colaboración con sus proveedores, clientes y consumidores.

Es clave maximizar el uso de materiales renovables y obtenerlos de manera responsable, de forma que se proteja la biodiversidad del planeta y los ecosistemas naturales. En la actualidad el 100% de los envases de cartón de Tetra Pak cuentan con la certificación FSC (Forest Stewardship Council). Además, Tetra Pak ha sido la primera compañía de envasado en utilizar polímeros de origen vegetal, procedentes de caña de azúcar con certificación Bonsucro.

Minimizar el impacto de carbono de sus propias operaciones también es importante, así como el creado a lo largo de toda su cadena de valor, por ejemplo, acelerando el cambio a energías renovables y aumentando la inversión para desarrollar soluciones de proceso y envasado con bajas emisiones de carbono.

A lo que se le suma permitir un mayor acceso a alimentos seguros, al mismo tiempo que se reduce el desperdicio de alimentos: la tecnología de llenado aséptico, que Tetra Pak introdujo en la industria alimentaria a principios de los años 50, permite la distribución y el almacenamiento a temperatura ambiente, sin requerir refrigeración intensiva en energía. Por último, no hay que olvidar impulsar una agenda activa para desarrollar cadenas de valor de reciclaje sostenible.

Adolfo Orive, presidente de Tetra Pak, explica que “la industria del envasado necesita un cambio importante en su evolución”. De hecho, quieren ofrecer “el envase más sostenible del mundo, lo que significa crear envases de cartón completamente fabricados con materiales renovables o reciclados, que sean totalmente reciclables y neutros en carbono”.