El Ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ante la preocupación del sector productor por la nueva normativa europea que exige la retirada de los denominados "materiales específicos de riesgo" en vacuno, está estudiando la posibilidad de que la Administración asuma al menos una parte de los costes que ocasionará a los ganaderos. El Ministro de Agricultura reconoció que actualmente no existe en España una infraestructura industrial suficiente para eliminar y destruir estos materiales, de acuerdo con las limitaciones que exige Bruselas, por lo que su departamento está estudiando diferentes alternativas para financiar la implantación de nuevas industrias que puedan garantizar esta función. El presidente de Asovac, Asociación Española de Criadores de Vacuno de Carne, mostró al Ministerio su rotundo desacuerdo con esta nueva normativa, que supondrá en España un coste superior a los 2.000 millones de pesetas anuales. Los mataderos ya han advertido que este importe será repercutido en su totalidad al ganadero, lo que se traducirá en un descuento por cabeza de unas 1.500 pesetas.