Aral Digital.- Rafael Arias Salgado, presidente de Grupo Carrefour, ha asegurado que “no es razonable hablar de márgenes abusivos en la distribución”, al tiempo que ha recalcado que “las leyes de protección del pequeño comercio han sido muy negativas para la distribución”. Estas declaraciones las realizó Arias Salgado durante las Jornadas Herrera Oria ‘El Futuro del Campo Español. Del Campo a la Mesa’, organizadas por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU en Talavera de la Reina (Toledo).

En el curso de su intervención, Arias Salgado ha puesto de relieve los contraproducentes efectos que para el pequeño comercio ha tenido una legislación que en principio se formuló para protegerlo. A su juicio, es necesario someter “a revisión” las legislaciones protectoras del pequeño comercio porque sus efectos han sido “muy negativos” tanto para la distribución organizada como para el pequeño comerciante.

De hecho, este tipo de normativas colisionan con la Directiva Bolkestein, que ya está aprobada y tendrá vigencia efectiva a partir del año 2010. En ella, según Salgado, no son aceptables argumentos de tipo económico para “impedir la expansión de la distribución organizada. Los asuntos económicos debe resolverlos el mercado libre”.

Por otra parte, el ponente ha aseverado que “no es razonable hablar de los márgenes abusivos de la distribución”, ya que, como ha expresado, el margen de beneficio de las distribuidoras organizadas oscila entre un 3,5 y un 5%, lo que implica que una empresa como Carrefour necesita “facturar 9.000 millones de euros para distribuir 350 millones de beneficio neto entre millones de accionistas”.