AMDPress.- Rafeal Arias Salgado, presidente de Carrefour, defendió ayer la importancia de articular una legislación estatal en materia comercial en lo que respecta a la concesión de licencias de aperturas para nuevos centros, con el fin de reducir “la discrecionalidad” de las autoridades regionales. Para Salgado, la segunda licencia que actualmente necesitan los centros de más de 2.500 m2 -la primera la otorgan ayuntamientos y la segunda autonomías- debe ser obligatoria “para todo tipo de establecimientos comerciales, independientemente de su tamaño”.

Las declaraciones de Salgado se produjeron después de la junta general de accionistas celebrada ayer por C. C. Carrefour y en la que se aprobó la exclusión de la compañía de la bolsa, después de que la matriz francesa se haga con el 2,82% de la filial española que aún cotiza. La CNMV suspendió ayer por la tarde cautelarmente la cotización de Carrefour, que se ha reanudado en el mediodía de hoy.