La sociedad Crazy Planet, nueva filial de confitería del grupo Chupa Chups, finalizó el ejercicio 1999, su primer año de actividad, con una facturación de 9.500 millones de pesetas. En un sólo año, la firma se ha situado entre las primeras empresas del sector confitero mundial, por lo que sus perspectivas para el próximo ejercicio son incrementar su facturación un 25%.