AMDPress.-El Consejo de Ministros ha aprobado la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI), que incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva comunitaria sobre servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico. La Ley proporcionará una mayor seguridad jurídica y confianza a usuarios y prestadores de servicios, con el fin de promover la utilización de Internet y de otros servicios interactivos.

Los ministros justifican la conveniencia de que exista una regulación de Internet aludiendo a la aparición de nuevas actividades y nuevos actores e intermediarios, así como por la necesidad de que las actividades tradicionales que se realicen por estos nuevos medios electrónicos no queden al margen de la regulación sectorial vigente para el entorno físico. Por tanto, la LSSI se aplica a todas las actividades que se realicen por medios electrónicos y redes interactivas (ordenador, telefonía móvil, cable, televisión digital terrenal, etc.) y que tengan carácter comercial o persigan un fin económico.

Según se ha manifestado en la reunión, el Proyecto de Ley refuerza las garantías respecto a la información y transparencia en las comunicaciones que se establezcan a través de la Red. Para ello, las empresas prestadoras de servicios tendrán que mostrar en un lugar visible de sus páginas web algunos datos básicos, como nombre, domicilio, dirección de correo electrónico y los precios de los productos o servicios que ofrezcan, de modo que el usuario sepa en todo momento con quién está tratando.

La LSSI refuerza también la protección de los usuarios frente al envío de publicidad no solicitada por correo electrónico (spam), que no podrá ser enviada a menos que se cuente con el consentimiento previo del destinatario. Asimismo, los mensajes deberán ir etiquetados con la palabra "publicidad", para que sean fácilmente identificables, y los usuarios podrán revocar su consentimiento a recibirlos en cualquier momento, de una forma sencilla y gratuita. Estas obligaciones son aplicables también a los mensajes cortos (SMS) enviados a usuarios de teléfonos móviles.