Enero y febrero de 2013 arrojan un incremento en facturación para el sector Gran Consumo del 1,7% respecto al arranque de 2012, según datos proporcionados por la consultora Kantar Worldpanel. Este aumento, sin embargo, está sustentado principalmente por la inflación de los productos de Alimentación, que en febrero alcanzaron el 2,8%. Dentro del Gran Consumo, la alimentación es la que presenta las mejores evoluciones: 3% para los productos frescos y 2,2% en el caso de la alimentación envasada, mientras que la droguería (-1,4%) y la perfumería (-6%) ponen el contrapunto negativo al sector. La alimentación seca ( 4,5%), las conservas ( 5,6%) junto con platos cocinados refrigerados ( 5%) se posicionan como las secciones más dinámicas hasta febrero, gracias a un incremento en el precio medio, a pesar de que se estanca la compra media realizada en estos productos.

Destaca, durante los dos primeros meses del año, la contención de precios realizada por parte de la marca nacional, que permite que se estreche por primera vez desde el inicio de la crisis el diferencial de precios entre estas marcas y las de la distribución. Aun así, las marcas propias de la distribución marcan un nuevo récord y se alzan hasta los 34,4% puntos de cuota de mercado en valor para el Gran Consumo envasado (alimentación envasada, droguería, perfumería, petfood y baby). Para tener una referencia europea, este nivel está algo por encima del peso que estas marcas representan en Alemania y en niveles parecidos al mercado francés