El grupo vitivinícola González Byass ha registrado un un resultado neto de 1.200 millones de pesetas en su último ejercicio, cerrado el pasado 31 de agosto, lo que representa un incremento del 39,6%. La facturación neta ha crecido un 6%, hasta alcanzar los 18.360 millones de pesetas, gracias principalmente al buen comportamiento de las marcas Tío Pepe y Beronia. El brandy sigue siendo la categoría de producto que más peso tiene dentro del grupo, con un 35% de la cifra de negocios global; seguido del jerez con un 28%, el whisky y los licores con un 21%, y los vinos con el 16%.