AMDPress.- Ikea Ibérica, filial de la compañía sueca especializada en la distribución de mobiliario y objetos de decoración, ha cerrado el ejercicio 2004 (septiembre 2003-agosto 2004) con una facturación de 516,5 millones de euros, lo que supone un aumento del 33% respecto al ejercicio anterior. Durante este ejercicio, la compañía ha inaugurado dos establecimientos en la Península Ibérica, en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) y en el municipio de Amadora (Lisboa), la primera apertura de Ikea de Portugal.

El plan de expansión que Ikea desarrolla actualmente en la Península contempla la apertura de entre dos y tres nuevas tiendas al año. Durante el ejercicio 2005, abrirán sus puertas las tiendas Ikea de Barakaldo (marzo 2005) y Asturias (segundo trimestre del año).

A cierre del ejercicio 2004, Ikea Ibérica contaba con una plantilla de 3.000 trabajadores y había recibido más de 12 millones de visitantes en sus seis tiendas, un 22% más. Dentro de la política de reducción de costes para el consumidor que la compañía lleva realizando desde sus inicios, Ikea ha bajado sus precios una media del 2,6% durante este ejercicio en España. Estos nuevos precios son los publicados en los cuatro millones de catálogos que la compañía ha distribuido en Madrid, Barcelona, Sevilla, Lisboa, Bilbao y Asturias. Asimismo, Ikea continúa desarrollando acciones para impulsar la compra en sus establecimientos de lunes a viernes.

A nivel internacional, Ikea cuenta con 202 tiendas en 32 países, que en el ejercicio 2004 facturaron 12.800 millones de euros, un 13% más que el ejercicio anterior, y recibieron 365 millones de visitantes. El 81% de las ventas de Ikea se realizó en Europa, el 16% en Norteamérica y el 3% en Asia. Por países, Alemania es el que mayor facturación supone para la compañía (20% del total), seguido de Reino Unido (12%) y EE UU (11%). En conjunto, la facturación de Ikea Ibérica supone un 4% del total mundial del grupo.

En la Península Ibérica, Ikea tiene actualmente seis tiendas, situadas en Alcorcón y San Sebastián de los Reyes (Madrid), en Badalona y L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) y en Amadora (Portugal). Además, Ikea cuenta con un centro de distribución en Valls (Tarragona), que suministra productos a las tiendas de la compañía en el suroeste de Europa y que constituye la base logística para la expansión de Ikea en la Península.