AMDPress.- El grupo textil gallego Inditex afianzó su expansión con un incremento de beneficios del 29% en el ejercicio 2002-2003, cerrado el pasado 31 de enero. La cifra de negocios de la multinacional gallega en este período alcanzó los 3.974 millones de euros, con un aumento del 22% respecto al pasado ejercicio, según los resultados entregados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado operativo (EBIT) alcanzó 659,5 millones de euros, lo que se traduce en un crecimiento del 27% respecto al anterior año fiscal. El beneficio bruto de explotación (EBITDA) registró un incremento del 23%, estableciéndose en 868,1 millones de euros, y las ventas en superficie comparable crecieron un 11%, con aumentos en todas las áreas geográficas, frente al incremento del 9% de 2001.

La empresa textil tiene previsto continuar con su política de expansión y para ello abrirá en la segunda mitad de este año las primeras tiendas de su cadena dedicada al hogar, un nuevo formato con el que el grupo espera aprovechar una oportunidad de negocio. Además, ha lanzado recientemente una nueva marca de ropa masculina llamada Often.

En cuanto a los establecimientos, el grupo estima abrir entre 260 y 315 nuevos establecimientos en este ejercicio, lo que requeriría una inversión de 550 millones de euros, cantidad que también se destinará a la reforma de los ya existentes. Además, el nuevo centro logístico de su marca estrella, Zara, situado en Zaragoza, recibirá una inyección de unos 100 millones de euros para su puesta en marcha el próximo verano.

La compañía ha indicado que "las cuentas consolidadas del grupo han mostrado una evolución similar a los ejercicios precedentes, pese al impacto de la coyuntura y devaluaciones en Latinoamérica", al tiempo que ha subrayado la cada vez mayor contribución de la actividad en los mercados europeos a la facturación y al beneficio total.

El 80% de las ventas de Inditex en este año se realizó en países europeos, frente al 77% del año anterior, mientras que la contribución de España se mantiene en el 46%. "Este incremento refleja el peso creciente en el volumen de negocio del grupo de países como Francia, Bélgica, Reino Unido, Alemania, Suiza, Holanda o Italia", explicaron fuentes de la compañía.

Al término de 2002, el grupo textil contaba con 1.558 tiendas abiertas en 44 países, 274 más que el año anterior. A lo largo del ejercicio se produjeron las primeras aperturas en Suiza, Finlandia, República Dominicana, El Salvador y Singapur.

A la vista de los buenos resultados, Inditex propondrá a la junta de accionistas el reparto de un dividendo de 0,14 euros por título, frente a los 0,11 euros distribuidos en 2002, con lo que la empresa que preside Amancio Ortega destinará 87 millones de euros a retribuir a sus accionistas.