AMDPress.- La organización ITM Ibérica, con sede en Santa Oliva (Tarragona), ha llevado a cabo en el transcurso de los primeros cuatro meses del año una reestructuración de su red comercial, que ha consistido en el cierre de una veintena de establecimientos que estaban situados mayoritariamente en las comunidades de Castilla-La Mancha, Andalucía (donde ya no le queda ningún establecimiento) y la zona de Levante. Los centros cerrados eran, obviamente, los menos rentables y en su mayor parte pertenecían a la propia organización en vez de a algún asociado.

En estos momentos, pues, ITM Ibérica cuenta con 85 puntos de venta, que podrían aumentar en cinco o seis a lo largo de este año mediante nuevas aperturas de centros con superficies cercanas a los 1.000 metros cuadrados de sala de ventas. En principio, la organización había previsto realizar la apertura de una veintena de establecimientos, pero el acuerdo que tiene con el Grupo Eroski le permite no fijarse como objetivo tanto en el número de aperturas y superficie comercial, como en la rentabilidad por metro cuadrados de los establecimientos, que en estos momentos ha conseguido que sea una de las mayores de España.

La organización, que había previsto unas ventas en el año pasado de unos 324 millones de euros, utiliza desde enero pasado al Grupo Eroski, con el que firmó el pasado 24 de septiembre 2002 un acuerdo para crear una Alianza Internacional Empresarial, que se identifica bajo el acrónimo “ALIDIS”, y que ha alcanzado ya la tercera posición europea en la clasificación de ventas, con 41.500 millones de euros.