Aral Digital.- Woolworths, uno de los principales retailers en el mercado australiano, ha registrado unas ventas de 9.860 millones de euros en el primer trimestre de su año fiscal (finalizado el 3 de octubre), lo que supone un incremento del 4,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

El principal impulsor de este crecimiento experimentado por el grupo en estas primeras 14 semanas de su ejercicio fiscal ha sido la división de supermercados, tal y como indica Woolworths en un comunicado.

En Australia, el negocio de alimentación y bebidas de la compañía ha aumentado un 3,2%, hasta alcanzar los 6.590 millones de euros, a la vez que la inflación era de un 1,8%, aproximadamente (incluyendo la venta de cigarrillos). Además, las ventas en términos comparables en su mercado doméstico han crecido un 2%.

Michael Luscombe, director ejecutivo de la compañía, ha indicado al respecto que “estas cifras de ventas suponen un inicio sólido del año financiero, que mantiene importantes desafíos para el sector de la distribución, como son el recorte en el gasto de los consumidores y el impacto deflacionario de la fortaleza del dólar australiano”.