AMDPress.- La Junta de Andalucía anunció ayer, 4 de octubre, el establecimiento de una moratoria de un año (que podría establecerse a principios de 2002) para impedir la otorgación de licencias de apertura de grandes superficies comerciales, es decir, aquellas que tengan más de 2.500 metros cuadrados.

No obstante, según el borrador de la reforma la Junta de Andalucía elevará a la categoría de gran superficie a los establecimientos de 1.000 metros cuadrados si están situados en poblaciones con menos de 10.000 habitantes; aunque seguirá vigente el actual baremo de 2.500 metros cuadrados en aquellos municipios con más de 25.000 habitantes. También regulará otras fórmulas comerciales, como los parques de fabricantes o los hard discount, con un sistema de doble licencia, en el que la Junta otorgará la primera autorización y los ayuntamientos la segunda.

La consejera de Economía de Andalucía explicó que se ha llegado a un acuerdo con patronal y sindicatos para modificar varios artículos, relativos a grandes superficies y a su régimen sancionador, de la Ley de Comercio Interior de Andalucía. Indicó, además, que los cambios normativos ya han sido remitidos a los servicios jurídicos de la Junta y que, mientras se tramitan, se establecerá una moratoria de un año para que en ese plazo no se tramiten "licencias de instalación, ampliación o traslado de grandes superficies".