AMDPress.- La cadena de congelados La Sirena, participada por Agrolimen, ha abierto sus dos primeras tiendas en Madrid, concretamente en las calles Eraso y Caramuel y, en principio, como una experiencia piloto.

A pesar de que este tipo de productos está presente en casi todos los hogares españoles, en la zona centro este concepto tiene poco prestigio y se considera un producto de segundo orden, por lo que ésta es precisamente la principal dificultad a la que deberá enfrentarse La Sirena en Madrid. No obstante, el objetivo de la compañía, que cuenta con una red de 92 tiendas especializadas en la venta de todo tipo de congelados en el mercado catalán, es inaugurar cincuenta establecimientos en Madrid y su área de influencia en un plazo de tres años, con una inversión cercana a los 25 millones de euros.

La Sirena es la mayor empresa española en venta minorista de congelados, con una facturación cercana a 102 millones de euros obtenidos mediante la venta de congelados al detalle. En el año 2000, La Sirena vendió más de 19 millones de kilos de congelados. El 50% de su capital está en manos del conglomerado catalán Agrolimen desde finales de 2000, estando el resto de sus acciones repartidas entre las familias González Soler y Cernuda Canelles, que fundaron la empresa en 1983.