Aral Digital.- Buena parte de los establecimientos que ofrecen marcas blancas incumplen con la normativa establecida. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio reciente elaborado por la Unión de Consumidores de España (UCE) sobre el etiquetado obligatorio de productos alimenticios de marca blanca en un campo de hasta ocho supermercados.

Tomando como referencia el análisis de la etiqueta de 14 productos que se hallan en la cesta básica de compra de cualquier familia (zumos, cereales, aceite, refrescos, galletas o leche, por ejemplo) todos los supermercados analizados presentaron incorrecciones. Por el contrario, las empresas fabricantes líderes dedican más recursos a la inversión en sus productos con lo que reducen las imprecisiones en el etiquetado.

Los incumplimientos más graves de la normativa nacional y europea observados en el análisis de UCE consisten en la ausencia de datos sobre el responsable del producto, la fecha de producto preferente o las condiciones especiales de conservación; las cantidades por ingrediente o defectos en la denominación de venta.

De acuerdo con el estudio, también resulta habitual que las declaraciones de propiedades supuestamente saludables prescindan de incluir información al respecto de la importancia de una dieta variada y un estilo de vida equilibrado. Todos los supermercados analizados vulneran la normativa en este sentido en alguno de sus productos. “Para evitar engaños es muy importante que el consumidor lea atentamente la información de los envases y se informe sobre los beneficios reales de los alimentos, sobre su base científica”, destaca la directora de la Fundación Triptolemos, Yvonne Colomer.