Madrid y Cataluña son las Comunidades Autónomas que registran un mayor número de hurtos en comercios, según datos del estudio “La Pérdida Desconocida en la Distribución Comercial”, que hoy se ha presentado en el IX Seminario AECOC de Prevención de la Pérdida Desconocida, que se ha celebrado en la Real Casa de la Moneda y Timbre, en Madrid. El informe señala que esta problemática presenta una incidencia especial en las grandes poblaciones urbanas y se incrementa en períodos vacacionales, especialmente en Navidad.

Como ya se adelantó en el boletín ARAL Digital correspondiente al pasado 2 de octubre, según este estudio de AECOC, las empresas españolas de distribución perdieron en 2005 un total de 1.700 millones de euros, es decir, un 1,05% de su facturación, como consecuencia de la denominada pérdida desconocida (hurtos internos y externos y errores administrativos y de gestión). Estos datos suponen un ligero incremento en relación a los de 2004, período en que la pérdida desconocida representó un 0,9% de la facturación global del sector.

Atendiendo al tipo de pérdida, el informe de AECOC indica que los denominados hurtos externos (los llevados a cabo por los clientes), representan el 52% del total, mientras que los hurtos internos o de los propios empleados suponen un 29%, y los errores administrativos y de gestión, un 19%. Además, según el 50% de las empresas participantes en el estudio, los hurtos de empleados se han reducido en relación a años anteriores, mientras que han aumentado los hurtos externos.

Todas las compañías de distribución participantes en el estudio coinciden en que la venta ilícita de productos daña al sector, y el 72% afirma que los perjuicios son muy graves. A ello se suman además las falsificaciones que, según el 33% de las empresas consultadas, afectan significativamente a los comercios. Por otra parte, el 92% se muestra en contra de un marco legal que considera demasiado indulgente y el mismo porcentaje afirma que son las administraciones públicas las que tienen la mayor responsabilidad a la hora de frenar estas prácticas.

El perfil de la persona que lleva a cabo estas acciones responde al de un menor de 30 años, ladrón profesional o miembro de banda organizada, que opera fundamentalmente en zonas urbanas y muy pobladas, prefiere los fines de semana y vísperas de festivos para actuar y sustrae mercancías de un precio inferior a 60 euros. Sus artículos predilectos son los de droguería y perfumería, música, ocio e informática, textil, bazar y alimentación envasada, y su escenario favorito, el fondo de la tienda.

Asimismo, en el marco del IX Seminario AECOC de Prevención de la Pérdida Desconocida, que ha reunido a más de un centenar de profesionales de la industria y la distribución de toda España, se ha presentado un estudio de Checkpoint que analiza cómo percibe el consumidor europeo las soluciones antihurto. En este sentido, el informe destaca la importancia de estos sistemas antihurto, que forman parte del mix de producto y pueden ser facilitadores o barreras de compra, y destaca especialmente el etiquetado en origen como el sistema más valorado por los consumidores europeos.

El Seminario de AECOC también ha contado, entre otras, con la celebración de una mesa redonda sobre la situación de las falsificaciones en España, en la que han participado los máximos responsables de la Asociación de Defensa de la Marca (ANDEMA), la Asociación de Distribución de Perfumería Selectiva (ADAPS), la Asociación de Comerciantes del Textil (ACOTEX) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU).