Aral Digital.- Makro ha incrementado la venta de vinos un 40% desde que puso en marcha su gestión -en el año 2005-, cuyos principales motores eran la integración del Sumiller y la constitución de las bodegas en las tiendas.

La participación de la sección de vinos en el total de las ventas de la compañía alcanzó en 2009 un 5,35% -un 6,5% en alimentación- lo que “convierte al vino en una categoría estratégica y diferenciadora de la compañía”, declara Marta Modrego, responsable de compras de vino en Makro.

Cada tienda de Makro cuenta con un Sumiller que gestiona la sección y asesora al cliente, diseñándole, si así lo desea, la Carta de Vinos de su negocio. Tener un Sumiller en cada centro “nos permite también definir los surtidos locales desde la necesidad de nuestros clientes, gracias al conocimiento y experiencia de nuestros profesionales”, afirma Modrego.

Asimismo, la sección de vinos de Makro dispone de un surtido, con aproximadamente 3.000 referencias, que incluye prácticamente todas las Denominaciones de Origen nacionales y una importante representación de las internacionales. “Actualmente contamos con 50 marcas diferentes y aproximadamente 300 referencias que suponen un volumen del 15% de la venta de la sección, con un crecimiento en torno al 25% anual”, explica la responsable de compras de vino de la cadena.