Mercadona invertirá 29.000 millones de pesetas este año en la apertura de 100 nuevos establecimientos, lo que supone un 50% más que las realizadas durante 1999, para alcanzar al finalizar el ejercicio los 500 establecimientos gestionados. La mayoría de ellos se abrirán en las zonas donde ya tiene presencia, además de en otras cinco nuevas provincias (Las Palmas, Huelva, Valladolid, Burgos y Zamora). El total de esas inversiones serán financiadas vía cash flow. La compañía de distribución, que presentó ayer los resultados de su último ejercicio, consiguió una facturación de 453.000 millones de pesetas en 1999, lo que representa un incremento del 25% respecto al obtenido el ejercicio anterior. Los beneficios brutos alcanzaron los 9.996 millones de pesetas, siendo los beneficios netos de 6.851 millones, lo que supone un crecimiento del 31% respecto a los beneficios netos obtenidos en el ejercicio de 1998. Mercadona realizó unas inversiones de 17.100 millones de pesetas en el último ejercicio, que empleó en la inauguración de 48 nuevos supermercados y en reforzar su red logística con la inauguración del centro logístico de Antequera, además de iniciar la construcción del centro logístico de Sant Sadurní dAnoia. En los últimos seis años, Mercadona ha acumulado un volumen de inversión superior a los 65.000 millones de pesetas. La empresa que preside Juan Roig, que cuenta con unos recursos propios superiores a los 31.700 millones de pesetas (un 27% más que el ejercicio anterior), finalizó el año 1999 con una red de 400 supermercados, repartidos en 27 provincias de 11 Comunidades Autónomas, y una superficie de ventas de 365.000 metros cuadrados. Durante 1999, Mercadona creó 2.000 nuevos puestos de trabajo y terminó de convertir en fija a toda su plantilla, formada por 18.000 personas. Las previsiones de Mercadona para el presente ejercicio son las de alcanzar una facturación de 551.000 millones de pesetas y unos beneficios netos de 8.357 millones de pesetas.