La multinacional suiza Nestlé negocia con la estadounidense General Mills la compra del 50% que aún no controla de Ice Cream Partners, sociedad creada conjuntamente por ambas compañías a partes iguales en 1999 para fabricar y comercializar los helados Häagen-Dazs y sus propias marcas en Estados Unidos. Nestlé, que en el momento de a constitución de Ice Cream Partners obtuvo el derecho de ejercer una opción preferente de compra de la parte en poder de la firma estadounidense, podría pagar cerca de 650 millones de dólares (más de 120.250 millones de pesetas) por hacerse con la totalidad de la empresa heladera. El acuerdo reforzaría la posición de Nestlé en el mercado norteamericano de helados.