Los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas presentaron hoy en Madrid su campaña para el 2000 con dos novedades: un nuevo diseño de sus etiquetas y contraetiquetas, y la incorporación un novedoso sistema de seguridad de alta tecnología que dificultará su falsificación, consistente en una banda de contraste de tecnología óptica difractiva en la contraetiqueta que imposibilita la reproducción. La nueva imagen que vestirá a partir de ahora estos caldos gallegos supone la actualización de las anteriores etiquetas con un diseño que se mantiene fiel a los elementos identificadores tradicionales en la tipografía y mapa de las Rías Baixas pero que aporta una sustancial modernización de su perfil estético. Durante el último año las bodegas de la Denominación de Origen Rías Baixas han visto aumentar sus ventas de forma significativa - durante 1999 el crecimiento fue de un 125% con respecto a la cosecha de 1997-, algo que ha corrido paralelo a la consolidación de la calidad y el aumento del prestigio conseguido por estos vinos blancos en todos los mercados.